Cuando un núcleo se desintegra además de emitir partículas alfa o beta, puede quedar en un estado excitado. Éste núcleo puede liberar el exceso de energía en forma de radiación electromagnética (radiación gamma).

La radiación gamma, al tratarse de radiación electromagnética y por lo tanto no poseer ni masa ni carga, tiene mayor poder de penetración que las partículas alfa y betas. Para su frenado se requiere de materiales densos y pesados (una lámina de plomo, hormigón, entre otras).

El radioisótopo molibdeno-99 (99Mo), que se produce a partir de la fisión del uranio-235 (235U) se utiliza para la construcción de un dispositivo denominado “generador de tecnecio”.

Entre los isótopos radioactivos inestables y artificiales el Tecnecio 99m, indicando la letra m que se trata de un isótopo metaestable (aparente estable), emite rayos gamma de energía de 140 keV, decae rápidamente con una vida media de 6 horas a 99Tc.

Es el isótopo más usado en Medicina Nuclear. Sobre el 85% a 95% de los estudios de Medicina Nuclear, utilizan este isótopo.

Existen diferentes radiofármacos a base de 99m Tc para la obtención de imágenes para estudios cerebrales, de miocardio , tiroides , pulmones, hígado , vesícula biliar, riñones, esqueleto, sangre y tumores.