Las partículas b (beta) son más penetrantes que las partículas alfa, requiriendo una lámina de aluminio o una capa de unos metros de aire para frenar (depositan su energía en un recorrido más largo).

Se producen en núcleos con exceso de neutrones (emisión de b-) o de protones (emisión de b+). Suelen ir acompañadas de desintegración gamma.

Así como sucede con el cobalto 60 que va a transmutar en níquel 60 y durante esta transmutación, habrá emisión de un electrón y de un neutrino ( b+) o antineutrino (b-).