La fisión nuclear es el proceso por el cual un núcleo pesado de número atómico mayor a 86 se divide en dos núcleos más ligeros y de masa parecida, cuando este núcleo es bombardeado con un neutrón.

Como resultado, en el proceso se liberan neutrones y gran cantidad de energía, estos neutrones liberados chocan a su vez con otros núcleos de la misma sustancia, rompiendo los enlaces nucleares generando lo que se conoce como reacción en cadena.

Si el proceso no se controla, esta gran cantidad de energía puede generar una explosión considerable, dando origen a la Bomba atómica.

Sin embargo, esta enorme energía se puede controlar para usarla con fines industriales como centrales eléctricas nucleares.